Honestidad Brutal - Andrés Calamaro

La droga siempre estuvo vinculada al rock and roll por casos de amplias índoles y Andrés Calamaro, más allá de su don interminable de hacer canciones hermosas, es un referentes de esos excesos como también lo son otros pero este gran disco hijo de pura cepa de esa vida ajetreada, divertida y traicionera que por lo visto nuestro querido héroe ha sabido sobrellevar y al día de hoy encontrarlo recuperado, es una obra de arte autorreferencial sin filtros y varias enseñanzas de vida apuntaladas sobre este tema tan particular.
 Honestidad Brutal grafica claramente en su repertorio un trabajo grabado de diferentes formas y maneras, con diferentes consolas, en diferentes estudios, con distintos músicos, con aportadores de frases y letras pero por sobre todo muestra a un Andrés Calamaro superlativo, radiante, que no deja de lado ninguna idea tomando cualquier sonido o melodía para llegar a un fin, el fiel fin de cantar canciones que por alguna razón se hacen populares con el tiempo que le pusieron el titulo de, ni más ni menos, el Cantante Popular.


Para empezar debería informar al lector que este post este destinado solo al CD 1 de este disco doble porque creo que en él existe verdaderamente la esencia de este trabajo dado que el CD 2, para este humilde escritor y crítico, esta demás con canciones densas y extensas de las que el mismo autor no rescata ninguna en su entrevista con Rolling Stone en Mi Vida en 50 Canciones mas allá de No tan Buenos Aires y algún otro track perdido que sobresale de la media como Victoria y Soledad, Mi propia Trampa o Voy a dormir.
Bueno, ya alertados retomemos… Como decía antes, mas allá de los hits de patrimonio cultural argentino -Te quiero igual, La parte de adelante, Cuando te conoci  y Paloma-, existe en este disco un lado oscuro o temas que muestran la cara más “yonkie” de Andres (Por nada este trabajo se llama Honestidad Brutal) y ahí salen a la luz, detrás de persianas bajas en cuartos lubres refrescados por “aires acondicionados fundamentalistas” y excesos de cualquier tipo, historias y repertorios magníficos plagados de golpes y heridas- Los Aviones, Prefiero Dormir, Son las Nueve, Las dos cosas, Veneno y Ansia de Plaza Francia-.



¿Variedad?... Lo que quieras. Reggae, Funk, Tango, Pop, Rock, Baladas, métricas raras plenas, un collage de culturas, personajes en tácito, armonías e inventos sonoros que salen a pasear por esta rola, sin querer, un registro de momentos muy particulares que expresan en canciones como Mas duele, Una Bomba o Maradona las inmensas alegrías que provocan largas fiestas con amigos y dignos exponentes de sexo opuesto que también pueden derivar en tristeza, soledad, angustia y maratones sin parar de escribir canciones (buena pesca) en las manos de este artesano de la música. Una antesala de lo exitoso que será Alta Suciedad, un ensayo experimental del Salmon.

Los Pericos - Pampas Reggae


Hablar de reggae en la Argentina es hablar de un estilo que tuvo cuesta arriba  hacer pie en sus comienzos y fue visto de reojo por un publico emparentado con un rock nacional en ascenso arribado a bandas locales influenciadas por The Beatles y Elvis entre otros exponentes.
Por estos lares pocos fueron los grupos que decidieron abocarse al estilo jamaiquino, toda una decisión anti comercial en términos empresariales, los exponentes más radicales al día de hoy, salvo algunas buenas apariciones, fueron Sumo (Un mix de varios estilos) al igual que Los Abuelos de la Nada y Los Pericos en este caso los mas entregados a la música rasta  y su difusión en canciones con mucho color Caribe y fiesta entre demases costumbres de la isla siempre bien utilizadas.


Al principio, como toda banda de muchachines adolecentes, la música era parte de la diversión y eso expresaban en un ascenso fugaz a las radios pero toda esta avalancha de éxitos alocados poco a poco fue mutando en trabajos más serios y contundentes trasladados a un claro ensamble perfecto dentro del estudio que los puso en un lugar de reconocimiento a nivel mundial y esto se ve reflejado en para mi uno de los mejores discos de la banda, un mero sinónimo de lo que significaban Los Pericos para los grosos de afuera y de lo que realmente eran, Pampas Reggae.


Pampas Reggae como todo álbum de Los Pericos tiene en su interior una metralleta de hits pero acá se aprecia una  diferencia en comparación que sus otros trabajos y es que este disco si bien es de reggae nunca te das cuenta que estas escuchando reggae y ese ,quizás, sea el gran acierto, la técnica para hacer que sea tanto el  publico y su aceptación, sumando obviamente la mezcla hecha en Estados Unidos, lo vientos, no sé, Los Pericos tenían esa facilidad, ese temple totalmente característico que los hacia irresistibles, por ahí habrá que darle los créditos a Juanchi que quien tengo entendido toma la posta de las teclas behind the glass.



Los Pericos son historia pura, han hecho un surco que creo nunca imaginaron, caminando lento siempre por el mismo lugar cambiando los sets de grabación , la ingeniera del sonido para dar calidad y poner a toda su creación el smoking de gala y entregarlo demostrando hasta el día de hoy que en verdad la esencia se mantiene (los vi tocando en mexico un repaso de su discografía y sonaron de puta madre) pese a la triste partida del bahiano que dejo por un lado a una banda armada, preparada para tocar si se quiere en un River repleto sin que le pese en lo absoluto, una banda con pasta de éxitos , estilo, una maquina que funciona a la perfección y por otro la voz tan especial, las letras, la cara, el frontman, la otra rueda de la bici que todos queremos volver ver andar esperando discos como este que escuche cuando era un niño de ocho años y que gracias a una canción automáticamente recordé el lugar donde fue, el equipo de música, a mi abuelo que ya no está (era su casa) y lo rápido que pasa el tiempo no para las bandas que tienen la fortuna de quedarse inmaculados al paso de él en trabajos tan buenos como este.

Usted Señalemelo - II

Cuando un disco es bueno uno se da cuenta, no digo de inmediato, pero la primer escucha es vital. En ella se perciben ciertas vibraciones que permeabilizan las membranas celulares produciendo necesidades y vicios que decanta en pensar – A ver que onda esta banda-.  
Entonces descubrís que el arranque del primer tema se hace desear en una progresión de loops y volúmenes, es una clara evidencia de que no hay apuro y sin apuros algo bueno va a suceder. Resultado: música viajera de cualidad luz ultra violeta.


Por ahí leí que, dada la buena recepción de este disco por parte del público y las empresas,  estaba rondando la idea de que la banda se viniese a instalar a la capital (son de Mendoza) con la idea de cocinar el bacalao en las oficinas de Dios pero por qué cambiar ecuaciones que funcionan bien, por qué cambiar lugares que inspiran y dan tranquilidad  y dan como fruto un trabajo tan lindo que no tiene nada que envidiarle a ninguno que sea de estos pagos. Más vale pegarse una vuelta cada tanto y volverse que quedarse, asi no perder este rumbo pragmático, tan dulce, tan pasible de energía y sutil con muy buenas programaciones, violas espaciales, sin mucha carga en canciones pegadizas con títulos para nada rimbombantes.
 Algunos temas tienen altas apariciones de violines y violonchelos pero hay uno que se lleva el premio gordo de Navidad (F.T.)  que va progresando como corriente eléctrica hasta alzarse por completo al canto de en mis heridas arderán una delicia que se puede sentir a pocos pasos del comienzo de Aguetas y Laser 420 (no paro de escucharla)  dos grandes aciertos. Seguido de un dueto de flautas en Rhodulo para darle paso a otro hit  “Siento” y pertenecer a este salto masivo al vacio acustico interior de los oídos.


El que quizás parece tener una insinuación más roquera es Tu Salto con distorsiones y poder pero solo es su comienzo porque en Usted Señálemelo nada es lo que parece y lúdicamente los cambios sonoros son parte del alma mother de este ejemplar que por supuesto nunca se resigna a abandonar las explosiones rockanroleras por mas tranqui que venga el tema regalando confites de colores en una fiesta de disfraces sin temática asignada.
 II es un disco fresco, muy bien grabado, muy detallista, con letras simples pero claramente estéticas en frases y palabras que caen como seda sobre las estructuras que afloran de este trio - cuarteto  provocando un golpe de efecto fuerte donde se sabe que ahí suena música, música sin título en una mezcla que no tiene de donde aferrarse  y pretende salir volando por las montañas de Mendoza y porque no, también, por estos lares de rio turbio.

Sino - Mercedes Sosa


Buenos días amigos, compañeros, lectores, seguidores y casuales de este blog que autoritariamente he decidido llamar Club Montoto. Hoy les traigo un disco distinto que, como todos, tiene su historia rica en pormenores interesantes y curiosos.
A principio de los noventa la negra Sosa había grabado bajo la producción artística de un Fito Paez minucioso un disco bárbaro de sonido pretencioso y demasiado moderno para la época o más bien para muchos aficionados a los colores que la negra solia brindarles.


En una fiesta de esas noventosas Pelo Aprile, (el o uno de los productores más gloriosos del rock argentino), se encontró con Mercedes quien algo preocupada le convida del proyecto con Fito para saber que le parecía. A las semanas Pelo da un veredicto sin rodeos y difícil de escuchar. Le dice que Sino prácticamente sería un fracaso pese a su hermosura estética dado que no tenía un tema radial que lo explotara y en esos años la radio era la puerta de entrada a las ventas masivas y publicidad -¿Qué se puede hacer? -Pregunto la negra, a lo que Pelo, quien siempre parecía tener una respuesta adecuada para el negocio, respondió que para él al disco habría que agregarle Dale alegría a mi corazón como corte principal (canción que no estaba ni grabada ni en los planes de nadie). En pocas palabras había que dar un golpe de timón importante al proyecto. A las semanas, luego de analizar la propuesta, no solo la grabaron sino (cuak) que la ubicaron como primer track del disco, una locura.


La decisión fue un éxito total sumado al talento glorioso de la negra y  Fito Paez que estaba en la cresta con el Amor después del amor, la canción se empezó a cantar en la canchas de futbol de todo el país, un golazo de mitad de cancha. ¿El disco? En 30 días vendió más de 100.000 mil copias llevando Dale alegría a mi corazón a los primeros puestos radiales en 1993 convirtiendo a Sino en uno de los discos más vendidos de ese año.


¿Qué podemos extraer de Sino que no se haya dicho? Bueno aquí podemos encontrar un compilado de canciones quizás no tan conocidas para el paladar popular como La Solitaria o Luna que son un experimento fantástico entre el Pop práctico y eléctrico del Paez de esos tiempos con el Folcklore inmenso en la voz de nuestra Cantora, sabio recurso del productor que supo lustrar un talento innato dentro de otros espacios saliendo del lugar de confort. Escuchen, si pueden, los arreglos de charango dibujados ni más ni menos por el querido Jaime Torres en Luna y Cinco siglos igual. Después me dicen.
También encontraremos Rio de Camalotes una zambita que dentro de esa voz de tonada inmensa te sube a una balsa perdida en las riberas del frondoso Paraná como asi Encuentro y despedidas remonta la lucha de siempre frente al exilio de la cultura por pensar distinto son quizás los soles mas radiantes de este gran álbum que parecía estar predestinado a pasar desapercibido y que termino con un final feliz para todas las partes relacionadas.
Obvio que están las canciones conocidas como Honrar la vida (Eladia Blazquez), Caruso(Lucio Dalla), La ultima curda (Catulo Castillo – Anibal Troilo) y Cinco siglos Igual (Leon Gieco) todas reversionadas  con mucha mistura fina y cuidado respetando sobre todo el estilo de Mercedes Sosa pero siempre presentándola ante el público predispuesta ante proyectos y tendencias como más tarde se vería en sus nuevos trabajos.

Gracias Negra por esa voz hermosa, tan penetrante y a la vez tan nuestra. 

The Beatles - Revolver


Cada vez que escucho a The Beatles, aunque parezca gracioso, más allá de encantarme lo que hacen, los asocio inmediatamente con el LSD o algún tipo de alucinógeno parecido. Esta sensación no me sucede con toda su discografía sino con los discos de su segunda etapa y más bien ciertas canciones que debido a su gran emanación química me transportan al viaje astral que tuvieron estos pibes “Liverpoolenses” a la hora de componer. Hay temas como Im the walrus, All you need is love, Octopus Garden entre muchos otros que me esbozan una mueca de sonrisa en la cara al imaginarme tan solo el ámbito en el cual sucedieron o como se les ocurrió. Revolver es, un poco, el pasaje de un lado al otro y tiene la mezcla justa de todo lo antes dicho sino John Lennon nunca lo hubiese llamado, a secas, el álbum del acido.
Vengan, no sean tímidos, tomen asiento que ya arrancamos.  


 El frenesí de una guitarra rítmica aguda, el bajo burbujeante y la letra tajante del primer tema - Taxman (Recaudador de Impuestos)- caen desplomados ante una orquesta de violines y coros al canto de “Ahhh, look at all the lonely people” (Mira toda esa gente solitaria) de Eleonor Rigby descolocando la percepción y la idea entendiendo un camino zigzagueante, cambiante y disparejo como lo suele ser un viaje de acido sujeto a cada acción mental, a cada sentimiento que se cruce. A partir de ahí nos adentramos en los cajones de la experimentación del estilo con I´m Only Sleeping y Love You To y en consecuencia re inaugurar esta etapa (la primer inauguración fue con Rubber Soul), la segunda, en la que The Beatles expandió el universo musical de todos nosotros, llevándonos a flotar por la brisa con el resultado acabado en una divina canción de armonías vocales en donde los coros parecen el ulular del viento que se vuelve sonido al pasar por las hendijas en la simpleza y la dulzura de Here, There and Everywhere  y después de esta elevación y haciendo cumbre volver a entrar en la dinámica especial de Yellow Submarine rompiendo todo lo que había sido y de ahí a She Said She Said con arreglos increíbles sintiendo, particularmente con este single, la comunión del grupo para con el proyecto de ser sin ser, de ser The Beatles sin serlo realmente priorizando sus curiosidades y convicciones musicales mas allá de la importancia que podría tener esto en el publico y la crítica como lo habían hecho en su primer paso con Rubber Soul pero es en este disco más puntualmente donde queda clara la partida definitiva del puerto seguro de la beatlemania hacia el océano de las posibilidades.


Desde aquí en adelante el disco toma un rumbo más estable donde se puede sentir el rock y el pop fluir libremente, obviamente, con ciertas alteraciones experimentales más que nada en puentes y pasajes interiores interesantes muy acordes a la época Good day sunshine, And your bird can sing, For no one, Doctor Robert y I Want to tell you terminando este banquete con la clásica Got to get you into my life que cierra este lado - circuito de canciones bien arriba con unos arreglos de bronces increíbles y una producción exquisita de Paul.



 El final se desenlaza y atar todos los cabos encontrándonos en Tomorrow Never Knows (Mañana nadie sabe) con cítaras, delfines (¿?), una batería tantrica excelente, la voz de Lennon medio perdida en un limbo, grabaciones invertidas y la guitarra de Harrison siempre extraña en un ambiente acorde para su ejecución  juntando todos los pedazos de Revolver en un gran colage de misturas que hablan por sí solas de lo que vendría mas tarde. 

El Mato a un Policia Motorizado - La Sintesis O´Konor


La audacia y la emoción hasta final , el finaaaaal son las caras de la moneda que El mato lanzo al aire en este 2017, donde las guitarras masacradas por la pua pasaron a ser acariciadas en arpegios que contienen la misma carga energética de siempre pero que claramente marca un viraje hacia caminos de letras más personales pero tan atrapantes como un canto tribal, donde la ficción parece ser la segunda opción dándole paso a esa faceta que Santiago venia ensayando dentro de la Dinastía Escorpio donde lo fugaz del enamoramiento siempre se mezclaba ante la imagen lejana de una familia disfuncional sin encanto de niñez .


En vez de nuevos discos, nuevas drogas  la frase seria nuevos sonidos, nuevas ondas. Este volantaso no fue digerido del todo por una pequeña parte de sus seguidores, pero bueno, hacernos mayores equivale un riesgo que nos hace ver las cosas de una manera más tranquila y menos turbulenta. Abrirnos hacia esta faceta de la perfección produce murmullos inevitables ante lo inexplorado, hacia esas expectativas no resueltas. Lo curioso es que La Sintesis O´Konor, al emigrar del viejo sonido, se abre paso tan solo al escucharlo una vez sintiendo ese magnetismo instantáneo en las primeras canciones para adentrarse en elixires, curiosamente casi sin distorsiones, donde la esencia de la banda esta mas que presente pero de otra manera y eso es lo que más destaco, ese reinventarse, ese que tiene las grandes bandas que apuestan por la musica y su sonido sin ninguna interferencia.  


A fines de Junio, como era de esperarse, junto al Francés caímos en Niceto para verificar que aquello que habíamos escuchado aleatoriamente en Spotify era verdad, con la intriga anexa que trae el vivo, con la intriga que produce el lanzamiento de un disco y su presentación, y la verdad es que todo volvió a suceder como si fuera ayer. Al Francés lo perdí ni bien empezo el pogo del primer tema y yo me quede anonadado mirando la manera portentosa de tocar que tiene Niño Elefante y la locura bipolar de Pantro, obviamente saltando con la muchachada en mis canciones preferidas.  



Al fin, después de  casi cinco años, El mato a un policía motorizado saco su tan ansiado disco con todo lo que eso implica demostrando que han crecido en composiciones hermosas, diferentes pero iguales, donde quizás la segunda guitarra esta, para mi gusto, algo relegada, donde quizás te vuelen la pelucota con este nueva versión de ellos mismos, donde quizás los sintetizadores tomaron parte de las composiciones y gestan en penumbras una base espacial a lo Richard Wrigth, donde quizás no haya tanto descontrol pero si esta el pulso constante impeclabe de Doctora Muerte metrallando ese hi hat, donde quizás hayan cambiado para mejor y por eso la próxima vez los veamos inevitablemente en el Estadio de Ferro o más bien en el Luna Park desplegando estas bellas intenciones.

Nirvana - Bleach


Siempre existen esos primeros discos irrepetibles que catapultan la fama de una banda a la estratosfera pero, en muchos casos, por culpa de este suceso repentino, inesperado e intenso la misma queda atrapada en el trasmallo de la popularidad y pierde, por desgracia, el don de hacer buenos discos y con eso llega el fortunio, la desazón de perderse en la nada de lo que fue y no sera.
Solo aquellas bandas que han sabido sortear este escollo y mantenerse son las que con el tiempo el público general termina catalogando, inapelablemente, como una gran banda y de ahí en más pasar a la historia ya sea en la conciencia colectiva de un país, un continente o del mundo entero.
                                      
                                                   
Bleach es el nacimiento, la navidad, el 24 de Diciembre Católico de Nirvana donde se puede encontrar la influencia retorcida de Melvins en esos repiques de bombos y tambores golpeando al unisonó junto a esos apagones constantes de quintas gruesas que se diluyen en tiempos produciendo sensaciones de inestabilidad, desidia y bravura pero la materia prima nirvanezca que está en tácito desde el mismísimo comienzo con Blew como en la mayoría de las canciones de este disco que podrían sonar tanto en In Utero como en “Noimporta”(?) sin ningún tipo de interferencia.

                                                       
Obvio que este disco no fue ni por asomo, a nivel explosión publica, lo que después sucedería con Nevermind, pero con sus seis o siete hits le alcanzo a la banda para empezar a tocar para un grupo reducido de pibes en salones y garajes prestados para llenar, en tan solo un mes, hasta la manija los clubes locales convirtiéndose en un suceso underground en expansión. En resumen Bleach fue algo así como el Big Ban del universo que Nirvana crearía en los próximos 4 años venideros.

              

El disco fue grabado con chirolas de la mejor manera posible, Kurt quien estaba en la lona por decisión propia, tenía varias maquetas diagramadas que se pulieron con ensayos previos y sobre la marcha inspirado en su maldita falta de inspiración y su rabia  intempestiva vomitando frustraciones y desidias de juventud sobre la flora del entramado sonoro que la banda logra en riff hipnóticos y enérgicos que para muchos de sus oyentes son catárticos y de ayuda de como sobrellevar los ataques cotidianos de la miseria, miseria que el mismo Kurt sabia reproducir detrás de los parlantes y aquí el claro ejemplo.
Como dije en un principio no todas las bandas logran sobrevivir artísticamente a su primer buen disco, pero si así fuese, más difícil parece sobrevivir en vida al éxito total de su expresión artística sin morir en el intento.