El Principe Idiota - Novevades


Hace unos meses atrás fui, con el Francés a Niceto, a ver a El mato un policía motorizado que se presentaba un par de días ahí. Lo curioso es que, mas allá de haber ido sobrios, como aperitivo nos topamos con una banda soporte que ningún de los dos conocía: El Príncipe Idiota.
Como todo enfermo de la música compramos unas pintas frescas en la barra que por cierto eran muy caras y nos fuimos al medio de la pista para apreciar con ojos y oídos a estos pibes que Santiago Motorizado les había dado la oportunidad de presentarse ni más ni menos antes de su show inicial dejando la responsabilidad de amansar los nervios de la masa deseosa de rock.


Posta que la química sucedió ni bien el primer sonido fue tirado al aire cual hip-hip- urra por Mariano Di Cesare y Cia. y ahí arranco El Príncipe Idiota a mostrar su traje de gala luciéndose ante cada vez más y más  gente que llegaba al lugar y quedaba atrapada frente a una música tranquila pero a la vez densa y siniestra con espacios de silencios eclepticos  para ir endulzándose en un trip hipnótico donde con pinceladas de letras minimalistas los corazones expectantes quedaban a la deriva de lo progresivo y sensaciones melodramáticas en un experimento organizado,  detalle por detalle, cada cosa en su lugar, con mucho reverb, mucha aparición sorpresiva y casual de los músicos tratando de atrapar las presuntas situaciones puntuales y absurdas ilustradas en la voz de las canciones.



La cuestión pasa que esa noche mas allá de haber visto a El Mato que la rompió toda, me fui con la alegría de haber conocido una gran banda con una personalidad especial dominada por los tiempos inciertos de lo alternativo y ese rock mutante camaleonico. Por supuesto me compre un disco de ellos llamado Domestico el cual disfrute hasta el hartazgo pero note que en él faltaban algunos temas que me habían volado la cabeza esa noche y no sabía si los volvería a escuchar hasta hoy que El Príncipe ha lanzado un EP llamado Novedades con cuatro canciones faltantes de ese repertorio flashero del imaginario  subconsciente (Novedades, Bananas, Aluminio y Dos Semanas) que pude desmenuzar gracias a su plataforma https://principeidiota.bandcamp.com donde también encontraran dos disco anteriores excelentes. Bon appetit!!
No es que la babana esta en mal estado, es solo que su cascara se puso oscura. Te caiste al piso en el supermercado, no dormiste bien anoche.

Cientificos del Palo - La Histeria Argentina


Yo solo sé que no sé nada de historia Argentina, nada de nada, o quizás un poco pero la verdad  que mentir por mentir no me cabe y menos hacer que sé y francamente me da fiaca andar leyendo libros de Felipe Pigna, O´Donell y ni que menos de Aguinis, o pegarme una vuelta por la Biblioteca Popular en busca de archivos, no por desinteresado ni por ignorante si no porque no sé por donde mierda arrancar a comprender esta  revoltosa masa de escalope que rodea esta gran milanesa a la que orgullosamente llamamos patria.


Resulta que Pepo, Seba y Popete de Científicos del Palo cansados de escuchar la historia de los “vencedores” que desgraciadamente es la historia oficial que nos cuentan en la escuela, decidieron apretar el acelerador apoyados en varios historiadores nacionales para darle un vuelco más minucioso y detallista a la historia de un país que su génesis fue el mismísimo amor por lo propio basado en la idea de dejar ser colonia explotada y choreada para ser  una republica independiente y que desde entonces, por una causa u otra, aquella utopia fascinante se vio atada a la cadena inrompible de las potencias mundiales por culpa de la "oligarquía local" y por malas decisiones de los gobernantes de turno.

Los  textos narrados en estas canciones no ocultan nada ni se inclinan hacia alguna ideología o postura sino que inhalan las propias migajas que los sucesos han dejando a lo largo de los tiempos, relatados cronológicamente, apoyados en una estructura musical que hace de cada canción un momento único, jugando con la magia propia de los relatos entre el rock, el funk, el folklore y el reggae con pasajes imperdibles de distorciones altamente saturadas que se enriedan en riffs tan rebuscados como la misma historia que presiden y donde uno no sabe donde terminaran, sorprendiendose de repente en un oasis de cambio para otra vez comenzar de nuevo esta cronica peregrinacion roquera elevando este producto a niveles mas alla de disco conceptual de máxima refinación y profesionalismo artistico sino a niveles de obra de arte perfecta, esa que lleva al publico a atravesar inconcientemente alternantes momentos de gran emotividad, sensibilidad, indignacion y victoria que creo yo ayudara, como en mi caso, a aprender y entender, sin tanto libro difícil de analizar, sobre nosotros, sobre estas idas y vueltas, sobre nuestro eterno resurgir de la cenizas, quizás, acompañados en esta acción de renacer en la espiritualidad de aquellos proceres como San Martin, Belgrano, Castelli, Moreno, Guemes , Brown, French entre otro héroes que ofrendaron sus vidas a la libertad de estas tierras.Vieron que algo aprendí.... 



La Histeria Argentina nos lleva de la mano a recordar nuestro pasado desde la Revolución de Mayo, pasando por un sinfín de momentos hasta la actualidad recogiendo como dice el prologo de Pigna las páginas más gloriosas, dolorosas, épicas  y porque no vergonzosas de nuestro pasado y presente, dándonos el impulso incontrolable del aplauso multitudinario de pie, al terminar la ultima pista, del pueblo- publico argentino salud.  – Seamos libres que lo demás no importa hermanos-
Todo lo que logra el pueblo valiente lo arruinan los "decentes".

*Tema recomendado: Una roca en el desierto

Cultura Profetica - La Dulzura


Todos tenemos discos predilectos para escuchar en un determinado momento o situación. En mi caso si estoy pinche y necesito levantar con algo de movimiento, en este instante, se me ocurre poner Fuerte y Caliente de Onda Vaga, si estoy triste sonaría Evil Empire de RATM, si quiero algo de tranquilidad Movin’ Wes de Wes Montgomery, si estoy con amigos  tomando unas “beers” en casa, La Mosca y La Sopa de los Redondos, y si estoy con una chica especial con la que quiero algo más que hablar y ella está un poco insegura, dudosa y esas cosas, en mi equipo pondria La Dulzura de Cultura Profética y hará que todo fluya como por un tubo mágico disipando las neblinas del pudor para terminar a las risotadas post coito debajo de las sabanas en una habitación de hotel.


Y si, La Dulzura de Cultura tiene un mix que puede hacer lo que quiera; puede ser un disco de amor, un disco positivo que canta a cosas bellas que te hacen sentir bien, resguardados en acentos caribeños que cambian R por L (ej: Voy a ver- Voy a vel), o puede ser un disco libre, de revolución, de ilusión, de vuelta de rosca, de stop and go para esta banda de rebeldes que, hoy por hoy, han decidido direccionar el rumbo de su arte hacia las líneas de lo romántico en una actitud “quijotezca” frente a un sistema de uso y descarte en las relaciones entre dos personas. Demostrando que todo es posible, que si se quiere se puede, que los sentimientos y el cariño destrozan cualquier pared, cualquier obstáculo y que sobre conllevan algo divino en sí mismos.

Mas allá de Verso Terso, que protesta en contra del mercado y la industria musical al estilo de viejos discos, La Dulzura propone temas donde el amor hace de hilo conductor ante tanta violencia de todo tipo, haciendo frente con armas maravillosas que solo el corazón puede tener. Disparados a través de un reggae roots bien presente, sin faltas, (Para Estar, La Complicidad) se aprecia mucho de bolero al estilo Ismael Rivera oriundo también de Puerto Rico (Me Faltabas Tu, En la Oscuridad, Rimas Pa´ Seducir) baladas con solo una guitarra acústica (La Espera) y algo de Tango en Del tope al Fondo en homenaje a la Argentina que tan bien los ha recibido en estos últimos tiempos. Como leí por ahí La Dulzura no le escapa a su titulo y pregona desde que se pone "Play" una música muy trabajada, perfecionalizada, dactilar, gloriosa para amarse bien y saludablemente.


Le sobran rimas al dolor por eso busco invertir tiempo en rimas pa´ seducir.


*Tema recomendado: Baja la Tensión 

Vetamadre - Libérenme


El hecho de vivir en un pueblo hermoso y remoto tiene, para aquellos adolecentes enjambrados en una instintiva curiosidad musical en tiempos de una tecnología obsoleta, sus cosas positivas y negativas. En primer término te diría que despierta una pasión verdadera por la musica que durara toda la vida y en segundo plano se podría decir que uno vive aislado de toda vanguardia y actualidad posible quedando rezagado del mundo en el que vive. Pero a veces la suerte transcurre de maneras ocurrentes y cuando uno ya esta aletargado casi rozando con el olvido de lo que realmente quiere, una banda de completos desconocidos llega a tus tierras para rockear las canciones de su último disco (Libérenme) por cábala, si por pura cábala, ya que el año pasado habían venido por alguna razón para hacer una especie de retiro previo a una gira en la que, según dicen, les fue espectacular. Y fue así como conocí a los Vetamadre en mi Claromeco querido.

Recuerdo que transcurría el verano allá por el año 2005(?) y mas allá de trabajar en una heladería nada interesante sucedía por aquel entonces y gracias a una amiga me entere que tocaban una noche en El Búho Pub. El lugar yacía completo, tanto que solo nos dejaron entrar por el hecho de ser pibes del pueblo que le daban de comer al Pub en epocas de vacas flacas donde las calles sin turistas parecian un espejismo, en resumidas cuentas durante el crudo otoño, el crudisimo invierno y la cruda primavera, casi todo el año. 
Ni bien vi la guitarra radiante al frente de todo el armado, y más atrás el bajo, una mesa con una netbook llena de ecualizadores raros, la bata impoluta y el teclado casi escondido cerca de la barra sentí que algo bueno estaba poder suceder. Lo cierto es que a los pocos minutos salieron a escena Marcelo Monte, alias Coca, Martin Dejean, Federico Collelo y Julio Breshnev generando con sus instrumentos una música nueva, circular, con aire a hit radial por donde se la escuche. El estilo (?) muy particular, oscuro, alternativo, poderoso, sumergido en una lirica inspirada en las profundas razones del ser humano enarbolada por una cruda y real mirada que nos refracta el lado más lubre y psicológico de la sociedad en la que vivimos causando en general estados meteorológicos de buena incertidumbre.



Ver a Vetamadre fue un momento único que quedo marcado por la sensación de rock por descubrir, por la calidad de sus canciones y un sonido que en pocos shows pude escuchar, las melodías del teclado, la batería meta palo y palo, la voz sesgada escupiendo un resignado ¿Para qué? y ese bajo justamente dosificado en movimientos y en sucesos que en sintonía con todo lo demás pueden llegar a provocar que una persona muchos años después aun se acuerde de ese instante como un momento de transformación. Por decirlo de alguna manera aquel pedido expreso homologado en un Libérenme rotundo ante tanto encierro mental subsidiado por millones de motivos  cumplió su meta final, liberarme del letargo con alas en la manos y sin nada que perder. 
Cada cual en su historia va, cuanto más me acerco más me quiero alejar. Densidad, dificil respirar, cuanto más entiendo menos quiero averiguar.


*Tema recomendado: Liberenme

Sombras - Boquita De Caramelo


Mucho me han preguntado por qué Club Montoto y no otro nombre; el motivo es tan básico como inaceptable para muchos de los lectores hoy concurrentes aqui. Cuando despertó la idea de hacer este blog diagramé una razón de ser, una especie de rosa de los vientos, que marcaria para siempre los rumbos de este espacio y esa razón es, ni más ni menos, que poner la música por sobre todo, por sobre gustos, sobre ideas políticas, sobre paradigmas y desprecios. Una vez establecida esta única regla comencé a buscar un nombre que lo encapsule todo en pocas palabras y en cierta forma entendí, dada mi asiduidad con asociaciones de fomento y esas cosas, que la palabra Club ensamblaba perfecto si pretendía que dentro de este espacio haya de todo y que todo sea respetado, tratado por igual sin cuestionar su procedencia. Por eso hoy les traigo sin ponerme colorado a uno de los mejores grupos que nos ha dado la música surgida de los confines de la marginalidad y la pobreza, conocida y disfrutada por todos, la siempre famosa y nunca faltable cumbia.


El Grupo Sombras es uno de los grupos de cumbia mas antaño que existen, es una suerte de semillero de la música solo comparable con el semillero de Argentinos Juniors en los noventa. Por sus filas han pasado una veintena de cantantes y músicos que han sabido hacer de sus carreras un éxito, tal es el caso de Antonio Rios,  pero hubo una formación que cambiaria para siempre el rumbo tanto para la banda en si como para sus seguidores. El equipo formaba más o menos así: en teclados Juan Zapana (Fundador),  en baterías y percusiones Pascual Benítez (Fundador), en guitarra el excelentísimo Daniel Mancilla, en bajos Antonio Carvajal, tumbadoras Walter Calderón y en la voz, creo yo, uno de los mejores intérpretes y compositores de este estilo, Daniel Agostini. Juntos editaron tres discos de alto vuelo sonoro pero solo uno ellos pudo alcanzar el éxito glorioso de las masas; con ustedes Boquita de Caramelo o mejor dicho, como todo el mundo lo conoce, “el de la ventanita del amor”.


Boquita de Caramelo no solo contiene una infinidad de éxitos,(Les pido que por favor lo escuchen y disfruten sin prejuicios, como quien viaja a otro país y prueba sin conocer una recomendada comida nueva), sino que pone en tela de juicio la alta calidad de los músicos que rodeaban a la banda. Es que para muchos la cumbia ha vivido siempre un escalón más bajo del resto ya sea por su contexto social o porque hoy en día todo se hace con dos o tres loops y un par de soniditos, pero acá es otra la historia. En este trabajo es imposible dejar pasar de largo los impermeables arreglos de guitarra que no cansan de deslumbrar al oyente ya sea con una introducción súper pegajosa plagada de armonía, acompañando al teclado en una fusión sonora precisa o jugando sin parar detrás de la voz de Agostini. También cabe resaltar la destreza del bajo que aun sobre escalas simples y clásicas, como si fuera algo instintivo, invitan a uno a querer bailar sin saber bien por qué.       

Volviendo a la calidad de los músicos no podía olvidarme de la canción Y que haz hecho de mi, un lento al estilo rock de los ochenta, totalmente distinto al resto del álbum, tranquilamente podía haber sido un hit de Diego Torres o Cae, con guitarras distorsionadas y toda esa beauty ornamenta, pero es aquí donde el Grupo Sombras deja algo bien en claro y es que los tipos no eran ningunos improvisados y que mas allá de que en un principio la remaron desde muy abajo tocando en clubes de barrio, sabían de buena música y tenían un don especial para hacer que se vendan casi un millón de copias de este disco y mover a grandes y chicos por igual cantándole al amor bajo el manto de los timbales de nuestra autóctona (compartido su origen con otros países de Latinoamérica.

*Tema recomendado: Mienteme

Valentin Y Los Volcanes - Todos Los Sabados Del Mundo


Viste que el artista, en un 40%, compone en estado zen, digamos, en un estado calmado donde absorbe de su entorno esas cosas que lo inspiran, que mentalmente lo invitan a escribir. Pueden ser una infinidad de situaciones aquellas que lo sensibilicen como por ejemplo un pájaro negro comiendo mijo en el verde pasto, el sol saliendo luego de varios días nublados, una nube en forma de elefante que lo hace flashear o el apacible movimiento de las copas de los arboles con el viento, que se yo, pueden ser miles de cosas bellas pero ¿Qué pasa con el otro 60%? Bueno este es un grupo especial ya que acá entran todas esas circunstancias que le han hecho muy mal al artista, también es variado el asunto, como tragedias, peleas, fallecimientos, estafas, robos, traiciones, etc pero hay un tema que es tan rico en proteínas creativas que ante álbumes como estos, de alto contenido roquero sentimental, uno no puede evitar pensar en un corazón destrozado dentro del mundo caótico del rock y sus devenires tan bien aprovechados por quien sabe aprovecharlos – Esta tormenta dio la música perfecta.-


Todos los Sábados del Mundo trae consigo una mochila plagada de canciones de despedida con tristeza (dolores dulces), con supuestas ideas de vidas futuras, con lugares comunes, con recuerdos de una linda pareja de jóvenes que se termino, dando el saldo de un chico lastimado abandonado en su estúpido sueño de hacer canciones estúpidas. ¡Ojo! Acá no hay rencores sino canalización de todo ese amor que no fue, de toda esa energía que es lanzada en estrofas electrizantes  a los vientos del mar por quienes no pueden usarla para que alguien más lo haga y lo sienta. (Es así gente hoy somos tantos que parece haber cupos para amar y el resto que se joda).



¿Que estilo tiene la banda? Mira la que te tiro ahora, ¿Estás listo? - “Indie garaje alternativo platense” (Según su valentinylosvolcanes.bandcamp.com.ar)- ¿Cómo te quedaste? ¿Estás ahí? Bueno entonces sigo… El concepto no esta tan errado, algo de todo eso tiene (hasta lo platense) esta banda ya no tan nueva que ha consigo con este, su segundo disco, afianzar un sonido novedoso perfecto, joven, con una voz cortante que linda entre lo correcto y lo desafinado, y es en este punto donde Valentín y los Volcanes se hace irresistible ya que si a la poseía surgida de las mismísimas viseras sorteada entre el realismo y la parafernalia del amor, le agregas esa voz tan particular de Jo Goyeneche que juega con falsetes a pifiar junto a una escenografía monstruosa de violas que viajan en un tren por momentos frenético y por otro pasible acompañadas de una suave mezcla de texturas entre batas y bajos librados a dar vuelo a esta nave que pasea en la tensa calma de volcanes a punto de hacer erupción, todo fluctúa en un glorioso disco digno de esta música nueva que está surgiendo como el agua de las napas en la fosa del taller de mi abuelo. Imparable. Lindo disco, linda banda a tener en cuenta.

Ya nunca extraño los días buenos, la playa espera turistas nuevos. Hablamos poco, dormimos menos.

*Tema recomendado: Los Chicos de Orense
        

Babasonicos - Babasonica


Hace unos años me tope con el primer B-side de los Babasonicos, Vortice Marxista, el cual para algunos es quizás el disco “más roquero” de esta banda de pibes del partido de Lanús. Al escuchar esta afirmación, que es repetida como loros  por cuanto espacio de intranet que se dedique a la música, y luego de haber reproducido varias veces este disco de canciones que quedaron fuera de algunos álbumes editados, como si un rayo atravesara mis pensamientos con el sonido y el estilo de los primeros trabajos de los sónicos, me plante ante lo inverosímil- ¿Realmente esta gente habrá escuchado Pasto, Trance Zomba o Babasonica? Babasonica de seguro que no- Si alguno de estos críticos quiere ser sincero (sincericidio) con aquellos que los leemos tendrían que decirnos, no chicos, no escuche ninguno de estos discos y la verdad es que no sé y todos seriamos felices por lo menos por un rato, porque como todo pasa tan rápido instantáneamente necesitaríamos de otra cosa para sentirnos bien y así sucesivamente.
Bueno, a los lectores que hoy se encuentran aquí presentes, reunidos alrededor de este fogón virtualoide en busca de vaya a saber uno que, quiero batirles la posta, la verdadera cara de la milanesa, y para eso voy a hacerle un homenaje al disco más pulenta Babasonica, que creo yo, empieza a marcar la trascendencia que más tarde tomaría Babasonicos en el rock casero, que aclama en su nombre autoreferencial expresar lo que por dentro esencialmente son, unos roqueros auténticos, sin molde.


 Con tintes de oscurantismo, de mucho riff de guitarra cargada en distorsión, de letras como siempre embelesadas en una lirica particular repleta de palabras y frases puras sin perder ese hilo de nocturnidad, de ritual espiritista Babasonica es sin dudas uno de los discos más metálico y directo que posee Dargelos y cia abanderados tras clásicos como Egocripta, Demonomania, Delnitro y, para mí la estrella de este firmamento explosivo, Calmado, matamos al Venado.
 Como si se tratara de una danza que es gozada en un trance chamanico propiciado por una música frenética e hipnótica, donde la femineidad quiere ser elevada al máximo de su excitación rindiéndole culto a la mujer y a su sexo tan particular, tan tantrico y carnal, sus tabúes e inconsciencia a la hora de su entrega total.


Calvarios, tumbas, vírgenes descalzas, reflexión, sátiros, sometimiento, dioses, desnudez, frutas del árbol prohibido son algunos de los temas a tratar aquí haciendo frente, con rock puro, de enserio, maduro, a todo lo demonizado por los valores sociales instalados. Si sos parte de toda esa gilada que cree que los Babasonicos son una bandita de alternativos levanta minitas, bueno escúchate esto y después contame. Claro que la balada sensual no puede faltar y hacia ella viajan Sharon Tate (Con una visión particular sobre los motivos su muerte y quien la espera en el mas allá), Esther Narcótica una hermosa canción de adulamiento y deseo, Parafinada y Convoy, estas dos últimas ensambladas en, lo que para mí, es la mezcla perfecta entre una cosa y otra, entre lo oscuro y lo claro, entre el ritual demoniaco y lo melódico.


Babasonica es un espejo borroso de lo que hoy es la banda que pese a sus hits bolicheros y de fiesta, que nada tienen de malo, guarda para sus seguidores más fervientes obras de este tenor que resultan enigmáticas a la hora de definir cuál es realmente el estilo que tiene la banda, quizás, y con esta es la que coincido yo, la intención prima es que todos los estilos formen parte de lo que son, pero cabe aclarar, que nunca han perdido esta faceta heavy durante su extensa discografía que nos tiene acostumbrados a gratas sorpresas sin perder de vista la genética adquirida a lo largo de su paso por todos estos años en el rock nacional.
"Soledad no me acompañes por el laberinto que alucino tener mil amigos y despues nadie me escucha llorar".

*Tema recomendado: Calmado, Matamos Al Venado